Cómo ser celíaco y comer fuera de casa sin riesgos. Llega un momento en la vida del paciente celíaco en la que debe dejar de lado sus miedos y enfrentarse a la prueba más dura: comer en una cocina extraña. Aunque sigas teniendo la tentación de llevarte tu comida preparada de casa para disfrutarla tranquilo mientras los demás saborean la carta del local, lo ideal es que comiences a confiar en otras manos que cocinan y no sólo en las que te son familiares.

Afortunadamente, estas situaciones cada vez son menos y el celíaco disfruta de la buena mesa igual que cualquier otro comensal en un bar o restaurante. Cada vez es más frecuente que la carta de platos y bebida indique cuáles llevan gluten. Ser un local de restauración apto para celíacos implica que:

  • Los ingredientes de tu plato están libres de gluten.
  • Evita la contaminación cruzada de los alimentos (respeta las normas de almacenamiento, limpieza, elaboración, manipulación…). De nada vale al celíaco no comer pan si fríen tu cena en el mismo aceite que una carne rebozada en pan rallado
  • Los platos están identificados y el personal, informado.

La Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) dispone de información en su página web sobre cadenas de restauración nacionales que disponen de menús sin gluten. Entre ellas están Telepizza, Pizza Hut o McDonalds, entre otras.

Ser celíaco y comer fuera de casa sin riesgos

 

Internet, las redes sociales, blogs, etc. han favorecido que fluya de forma más fácil la información y también existe mucha sobre restaurantes aptos para celíacos y, lo que consideramos más valioso, la opinión de los clientes, celíacos como tú, que te mostrarán sus fortalezas y debilidades antes de sentarse a su mesa.

Las APP también son tu aliada en este ámbito. Existen aplicaciones móviles que permiten localizar restaurantes cercanos sin gluten para comer fuera de casa sin riesgos, ver la carta, etc. Este es el caso de celiaquitos.com.

Si ya has elegido el lugar donde irás a comer, pregunta al camarero siempre que tengas dudas sobre ingredientes o la elaboración de algún plato. Te dejamos una serie de recomendaciones básicas que te vendrán muy bien:

  1. Evita platos que llevan o sospechas que pueden llevar gluten. ¿Mejor evitar que lamentar después, verdad? Huye de rebozados, pastas, bechamel, embutidos, adobados, frutos secos, cerveza, etc.
  2. Cremas o platos con salsas. Al desconocer todos sus ingredientes y si son caseros, mejor opta por otro plato.
  3. Consulta si se ha usado harina como espesante, colorantes, aditivos, pastillas de caldo…

No vas a equivocarte si optas por:

  1. Verduras y hortalizas con elaboraciones sencillas. Sin salsas, a la plancha, cocidas…
  2. Carnes y pescados a la plancha o la parrilla. De nuevo, sin salsas ni aditivos.
  3. Frutas
  4. Zumos naturales y refrescos
  5. Conservas de pescado naturales, en aceite

Mejorar la calidad de vida del celíaco. Este es el objetivo del proyecto Trigocel, puesto en marcha por un grupo de investigadores del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Trabajan en el desarrollo de una nueva variedad de trigo con poco contenido en gluten. Esto se consigue mediante el cruzamiento de variedades que tienen pocas de estas proteínas que son tóxicas para algunas personas para obtener una nueva variedad natural de trigo.

|Fotografía: theloushe|