El paciente celíaco debe eliminar el gluten de su dieta porque causa problemas en su organismo. Aunque las investigaciones siguen avanzando, estas reacciones que su cuerpo tiene a esta proteína no pueden ser combatidas con ningún medicamento.

Los efectos del gluten en un celíaco pueden ser de dos tipos:

  1. Digestivos: diarreas crónicas o problemas en el crecimiento.
  1. Extra digestivos: abortos de repetición en mujeres celíacas, linfomas o algunos tipos de epilepsias.

 

Según apunta la catedrática de Universidad Carolina Sousa, del departamento de Microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, “el gluten cuando llega al intestino de un enfermo celíaco aplana las vellosidades intestinales y no asimila nutrientes fundamentales para su crecimiento y su bienestar”.

La ingesta de gluten causa en el intolerante una serie de síntomas que son compartidos con otras patologías, lo que hace que no sea simple su diagnóstico.

El equipo de Sousa ha desarrollado unos anticuerpos capaces detectar la cantidad de gluten tóxico existente en el alimento, sea líquido o sólido. Según apunta la investigadora: “uno de los grandes retos es intentar localizar marcadores que indiquen si un individuo es o no celíaco sin tener que realizarle una biopsia intestinal”. Que es, hasta ahora, la opción final para confirmar la enfermedad.

En el año 2009, el National Institute for Health and Care Excellence (NICE) publicó una rigurosa guía titulada ‘Reconocimiento y valoración de la enfermedad celíaca’. Se elaboró por un equipo multidisciplinar, en el que se incluyó a gastroenterólogos, dietistas-nutricionistas, inmunólogos y asociaciones de pacientes. Proponía realizar el primer test sanguíneo para detectar la enfermedad a pacientes con los siguientes problemas, causados todos ellos, en caso de ser confirmada la celiaquía, por la ingesta de gluten:

  • Diarrea crónica o intermitente
  • Niños con retraso en el desarrollo o problemas de crecimiento
  • Síntomas gastrointestinales persistentes sin explicación (diarreas o vómitos)
  • Fatiga prolongada
  • Dolor abdominal, cólicos o distensión abdominal
  • Pérdida inesperada de peso
  • Anemia inesperada

 

La exclusión del gluten es el único tratamiento para eliminar estos problemas en el paciente celíaco. Por ello, Para mejorar su calidad de vida y enriquecer su alimentación, los investigadores del proyecto Trigocel, del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), trabajan para localizar una variedad natural de trigo que tenga poco contenido en gluten. Esto se consigue mediante el cruzamiento de variedades que tienen pocas de estas proteínas que son tóxicas para los celíacos. Según señalan desde Trigocel, la ingesta diaria de entre 10 y 50 mg de gluten no causa daños en las personas con intolerancia a esta proteína.

|Fotografía: Gem|